Margarita Molins

Pensamientos y canalizaciones

Transcripción de alguna de las sesiones de Terapia Transpersonal

Publicado el June 22nd, 2010, 21:03. en Sesiones de terapia transpersonal.
Comentar | Referencias (0)

       Sesión de Terapia Transpersonal con Javier 

 

Antes de venir a la consulta Javier me comenta que cuando tiene una relación con una chica, siempre llega un momento que se agobia, siente que algo le impide llegar a comprometerse y tiene que cortar con la relación. 

Antes de venir a la consulta Javier me comenta que cuando tiene una relación con una chica, siempre llega un momento que se agobia, siente que algo le impide llegar a comprometerse y tiene que cortar con la relación. 

 

Vamos a la pirámide de luz y luego al pasillo hasta llegar a una sala, que veo de forma rectangular y amplia, con un dibujo verde en el suelo y paredes acristaladas. La sala transmite sensación de amplitud:

Como no veo otra cosa en la sala, Margarita me dice que toque el dibujo y, al hacerlo, veo levantarse una especia de animal de cuello largo similar a un dinosaurio, aunque es dócil como un perro. Me dice que lo observe y veo que es amable y gracioso.

Vamos a ver dónde me lleva el dinosaurio. Entonces que veo caminando con él como por pasillos muy amplios y acristalados que me recuerdan a un aeropuerto. Tanto los pasillos como la sala me transmiten sensación de amplitud. Las puertas son correderas y también acristaladas.

Al final salimos a una especie de balcón desde dónde puede verse un paisaje precioso parecido al Gran Cañón, pero distinto y, justo debajo, puede verse un gran cráter volcánico. También la sensación viendo este paisaje es de una enorme amplitud.

Margarita me dice que baje al cráter y eso no me agrada. Siento que me quiere engullir, por lo que me envuelvo en luz. Finalmente me ha tragado. Estoy dentro y la sensación es cálida y agradable. Espacio reducido pero agradable.

Me comenta que observe si tengo alguna emoción o si puedo oir algo del exterior. Entonces escucho la voz de mi madre, nerviosa, hablando con mi abuela, a la que veo más de jóven que como la recordaba. Mi madre habla casi a gritos mientras se toca la barriga. Se queja de su embarazo y culpa a mi padre de ello.

La experiencia y el tono de voz me resultan desagradables. Llenamos el lugar y las personas, incluído yo mismo, de luz violeta para transmutar esa situación.

Asisto a la conversación desde fuera para ver qué ocurre. Me dice que no es por mí, pero ella no quería quedarse embarazada tan pronto y culpa a mi padre por dejarla embarazada antes de la boda.

Vuelvo al bebé y buscamos otro momento. En éste, mi madre se acaricia la barriga y me habla. Me dice que me quiere mucho, pero que tenía que haber venido un poco más tarde. Esto no me agrada mucho. No estoy mal, pero tampoco estoy contento. Me dice: "tu padre no pudo esperar"

Nos vamos al momento del nacimiento. Siento que ya no quepo, no tengo espacio y me digo a mí mismo: "ya no puedo esperar más". Margarita me sugiere que observe si algo me aprieta alrededor del cuello y le digo que sí, aunque no sólo en el cuello. Me dice que vea como vienen unos seres de luz que me quitan esa vuelta de cordón alrededor y que amplian el espacio para que pueda salir con facilidad.

¿Cómo te sientes? –me pregunta--. Me siento un poco mejor, pero noto presión en la cabeza, en el pecho; el cuello un poco mejor, pero necesito esforzarme para salir. Me esfuerzo, me canso, me agobio. Visualizo otra vez los seres de luz que me ayudan y me abren el paso hasta que salgo a la sala.

En la sala la sensación es la de estar en un lugar nuevo, no conocido. Hay luz, un poco de frio, una persona que me atiende, al parecer bien, y mi madre.

Cuando me ponen encima de mi madre, siento resentimiento y me viene como un flash de que ella incluso intentó abortar al principio del embarazo.

Margarita me guía (en mi edad actual) hasta un prado verde, donde voy a tener enfrente a mi madre para decirle lo que desee.

Le digo: "has intentado matarme", y ella, entre lágrimas, me dice que no lo sabía (no se daba realmente cuenta de la repercusión en mi de lo que hacía). Está arrepentida. Vuelve a echarle la culpa a mi padre. Parece que él, en cierta forma, forzó la situación.

Vamos al momento de la concepción. La veo a ella diciéndole a mi padre que no es el momento, a lo que él responde: "¿qué va a pasar, si la boda está programada y falta menos de un mes?" El insiste con algo de fuerza y al final ella acaba cediendo, aunque no sin tener pleno convencimiento (una parte de ella quiere, pero otra no).

Luego vamos al momento de la elección de los padres:

En cuanto a mi padre: vitalidad, buena genética, mente no complicada, estable psíquicamente, fuerza, empuje, coraje, valor...

En cuanto a mi madre: parece que yo necesitaba superar la opresión de las ideas sociales, políticas, religiosas y demás, de la época; pero, primero tenía que experimentar esa opresión para luego poder transmutarla y ver el valor real de la Libertad. Es también por esto por lo que es elegido el país adecuado (franquismo, iglesia, sociedad: un país de tarados).

Margarita me guia de vuelta al prado donde sigue mi madre. Allí le digo que me libero de sus prejuicios, de ella misma y de estos recuerdos que me oprimieron. Reconozco que ella hizo su papel, pero ya es hora de dejar todo esto y no seguir cargándolo.

Siento que así lo hago y me veo como le devuelvo todos los temores que me traspasó.

Hecho esto me dirijo a un lago violeta, donde me sumerjo y limpio todo resto de aquella energía.  Es muy agradable bañarse en él. Lo disfruto y noto como voy dejando atrás todo lo sutil que pueda haber quedado de las ideas de opresión y temor.

Al salir del lago, Margarita me dice que observe como hay un ser que me espera, y veo a María, pero pienso que es mi mente y espero otra imagen que llega: es un ser con rostro femenino o neutro y pelo rubio de gran belleza. Me ayuda a secarme y me pone una túnica blanca.

Le pido un mensaje y me algo como "coraza" ó "corazón". Siento que de lo que se trata es de abrir el corazón y darle a éste el poder, el mando de mi vida.

Vamos a pedirle a ester ser que me lleve a un lugar donde pueda quitarme la coraza. Ascendemos a un lugar como de nubes con colores blanco y verde. Otra vez me parece ver a María, pero igualmente pienso que es mi mente. Es un lugar de luz y mucho espacio, donde hay también algunos seres.

Espero que alguno de ellos se acerque a mí. Otra vez veo a María y vuelvo a desechar esta imagen. Entonces viene un hombre alto, bello, fuerte y de pelo largo. Parece que tiene alas y armadura. Le pido ayuda.

Me quita la coraza y me pone algo sobre los hombros, a modo de rebeca, de un color que me parece plateado.

Le pedimos ir a un lugar a ver qué me puede mostrar. Entonces veo a María quien me dice: "¡Cuántas vueltas has dado para llegar a verme!¡Eres un cabezota!"

Dejo que sea ella quien ahora me abra el corazón. María, entonces, sopla con fuerza hacia mi corazón y veo como sale despedido una especie de polvo negro.

Margarita me dice: "ahora deje que te lleve a algún lugar"

Veo como nubes o neblina de colores blancos y verdes suaves, con la siguiente forma:

                                   Y un ascensor al pie          

Subo al ascensor y llego a un lugar por encima de las nubes. Éstas, de por sí, ya eran hermosas, pero ahora en lo alto tengo una sensación de claridad, como si se me abriera la mente y se me limpiaran los pensamientos.

Le pregunto por qué estoy ahí y me responde: "Cabezota, siempre tienes que preguntarlo todo". A continuación me viene que es un simbolismo: llevarme por encima de las nubes de mi mente y llegar a la claridad.

Le pregunto si esto es suficiente para yo tener una relación libre con el corazón. María me muestra entonces un movimiento con mi mano izquierda, extendida hacia la izquierda y con la palma hacia atrás, dejando atrás el pasado y mi mano derecha, con la palma abierta hacia delante, viviendo el presente y atrayendo un nuevo futuro. Me comenta que éste es justo el momento actual: He dejado atrás el pasado.

Por un momento me acuerdo de la chica con la que estuve esa semana y María me dice que no es la que busco. Me la muestra vestida de boda y no me gusta la imagen por lo que, en ese mismo momento, me doy cuenta de que efectivamente no es la mujer que busco.

Ahora me vienen por mi derecha cosas muy fluidas, personas, nuevas situaciones, energías, etc. He dejado el pasado y esto ha creado el espacio necesario para que surjan nuevas cosas. Veo las cosas viniendo hacia mí con fluidez a partir de ahora, al dejar atrás el pasado. Es como si yo mismo las atrayera al dejar lo viejo y abrirme a lo nuevo.

- "¡Exacto!" –me viene al pensar esto-: al dejar lo viejo puedes crear espacio para lo nuevo.

Le pido algo a María y me da una botella, que me parece como árabe.

Me viene la imagen de una bailarina haciendo danza del vientre, que también simboliza fluidez porque ella disfruta –fluye—con el baile.

La botella me recuerda el chiste del genio y los carriles de la carretera Þ el regalo es entendimiento y comprensión de las mujeres.

Margarita me dice que le pida ir al lugar donde pertenezco, pero María me responde que eso es como decirle "todo lugar".

Margarita me sugiere entonces que le pida al genio de la botella que me abra el corazón y me quite las resistencias mentales para así amar libremente y dejarme amar.

Me dicen que realmente ése es el significado de la botella, y también dejar atrás el pasado.

Doy la gracias y vuelvo al ascensor para dirigirme a la sala de los Maestros.

Llego y es una sala rectangular con una mesa en forma de "u", donde hay sentados muchos maestros. Todos ellos son hombres y visten túnicas moradas.

Espero a que alguno de ellos se acerque, para informarme sobre mi propósito.

Entonces uno, tal vez el más joven, salta sobre la mesa y se dirige a mí. Cuando llega, me abraza. Me muestra, tras la cabecera de la mesa y en la esquina de la habitación, un pasillo que se curva hacia la derecha y al que llega parte de luz solar. Avanzamos por el pasillo y salimos a un precioso jardín con vegetación y fuentes que disparan chorros altos que se cruzan entre sí. Allí puedo estar y disfrutar. Me dice el Maestro que ese jardín simboliza mi verdadera naturaleza.

A sugerencia de Margarita le pregunto si he de vestir una túnica igual a la de ellos y me dice que no es necesario. De hecho me viene que la mía es verde.

Le pido un mensaje y me dice "chino".

Ponemos una pantalla. Me muestra una chica, también oriental, vestida de morado y azafrán como budista. Ella está de espaldas y dibujando. Me muestra su dibujo y éste es una carta astral (Huber), dentro de la cual está dibujado el signo de Sagitario, que es el signo de la Libertad y así me lo confirman pues veo que el arquero del signo lanza una flecha cuya parte trasera está formada por plumas blancas y negras. Me dicen: "darás en el blanco".

Dejamos que me muestre otra imagen para ver el significado del chino y me viene la imagen de un buda dorado, risueño y gordinflón, como el que se vende en algunas tiendas.

Ahora tengo en la pantalla la misma imagen anterior por un lado (izdo) y el buda en la parte inferior derecha.

Esperamos a ver si llega otra imagen. Entonces la pantalla se borra y sale una especie de planta que se abre en 3 grandes hojas de un color verde grisáceo. Es como si fuera una imagen tipo negativo fotográfico.

Noto que el mensaje del dibujo y el buda simboliza "unir oriente con occidente". También, el buda risueño me sugiere alegría y, su color, abundancia.

Le pregunto al Maestro si he captado el mensaje y me dice que falta un poco. No acabo de entender como entrelazar la astrología con lo otro. Le pregunto y me viene claramente: "unir Oriente con Occidente".

Es decir, que no tengo que dedicarme tanto a lo oriental, sino que puedo conjugar profesionalmente lo que me gusta de las terapias occidentales con lo oriental. Me dice que por eso mi túnica no es como la de ellos. Se trata de mezclar, combinar cosas y también combinar lo psicológico con lo espiritual, lo físico con lo mental, etc.

Margarita Molins 93 727 0153

Sabadell Barcelona España

Terapeuta transpersonal

http://www.concienciaespiritual.com/

margaritamolins@hotmail.com